ANTONIO CALÓ APOYÓ AL GOBIERNO EN LAS NEGOCIACIONES CON EL FMI Y DIJO QUE LA INFLACIÓN ES EL PEOR DE LOS IMPUESTOS PARA LOS TRABAJADORES

El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, se manifestó confiado en que el acuerdo entre el Gobierno nacional y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Aclaró por otra parte que no va a participar de la marcha al palacio de Justicia convocada para el 1 de febrero.

"Estoy seguro que lo que dijo (el ministro de Economía) Martín Guzmán y (el presidente) Alberto Fernández sobre que el acuerdo con el Fondo no va a ser a costa del sacrificio de los argentinos", afirmó el dirigente gremial en declaraciones a radio Continental.

En ese sentido, el sindicalista señaló que la intención del Gobierno es pagar, pero sostuvo que es necesario que el país "siga creciendo" para que "el FMI pueda cobrar" y preguntó: "¿Vos que preferís, cobrar 10 mil pesos en dos años o nunca?"

"El acreedor va a cobrar siempre que el deudor tenga para pagarle aunque siga presionando", subrayó.

Además, Caló consideró que "la inflación sigue siendo fuerte" y señaló que aunque el Gobierno "tiene la mejor voluntad" y los gremios cumplieron, los empresarios "no lo hicieron".

"La inflación es el peor impuesto que tenemos los trabajadores, no le podemos ganar nuca. Siempre está por arriba de los salario que corren atrás", señaló.

Por otra parte, el titular de la UOM afirmó que la oposición "dejó un desastre en la país" durante la Presidencia de Mauricio Macri.

Al ser consultado sobre la presunta mesa judicial bonaerense entre funcionarios de la entonces gobernadora María Eugenia Vidal, directivos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y empresarios para armar causas judiciales contra sindicalistas de la construcción de La Plata, Caló afirmó que durante esa gestión hubo "compañeros que la pasaron mal".

"No se olviden cuando (el cotitular de la CGT) Pablo Moyano ha estado en el exterior, todavía no había llegado al país y lo habían querido meter preso", afirmó.

Finalmente, Caló afirmó que no va a participar en la marcha convocada para el martes 1 de febrero por diversas organizaciones sindicales hacia el Palacio de Tribunales porteño bajo la consigna "Basta de injusticia y lawfare", ya que consideró que "la Justicia es la que tenemos y hay que defenderla".

"No estoy de acuerdo en ir contra la Justicia en lo personal, ni desde el gremio. Si no funciona, hay que hacerla funcionar. No logramos nada haciendo una marcha", completó.