PYMES Y CONTRIBUYENTES RECLAMAN PORQUE EL ESTADO NO RECONOCE LA CAPACIDAD CONTRIBUTIVA

Tanto monotributistas como empresarios pequeños y medianos, que son quienes luchan por sostener el trabajo y generar puestos de empleo, dicen estar desde hace muchos años, siendo las presas de caza de los organismos recaudadores, en beneficio de las grandes compañías a quienes se les perdonan todas las deudas.

Sucede por ejemplo con aquellos negocios de menos de 12 empleados en los cuales, según plantea a EL DELEGADO, el Contador y empresario Angel Luis Bigatti, el Estado debería disminuir los gravámenes impositivos en los 3 niveles, es decir, Nación, Provincias y Municipios.

De esta forma, el empresario consideró que “nos liberarían de consultorías, controles oficiales con costo a nuestro cargo y otras exigencias exageradas, como la costosa red de incendio”, por ejemplo.

Recalcó que con el correr de los años y los cambios de los sucesivos gobiernos, todo ello elevó el punto de equilibrio y ocasionó cierre de negocios y pérdida de fuentes de empleo genuino, como también, otros daños sistemáticos sobre la economía comercial.

En este contexto, Bigatti aseveró que existe entre los empresarios Pymes una especie de temor al abuso fiscal, por el principio del “pague primero y reclame después”, el cual, según su análisis, “hace cumplir condena sin derecho a defensa”.

Así las cosas, el directivo describió la actualidad de las Estaciones de Servicio como de “capital de trabajo devaluado, pérdidas, riesgo incrementado, temor y stress” y convocó a los comerciantes y monotibutistas a pedir que se termine con la obligación de actuar como agente de retención de gremios y otros organismos.

“Queremos exigir que se eliminen las percepciones y retenciones fiscales imposibles de controlar y que producen saldos a favor irrecuperables que nos sacan capital de trabajo  y generan costoso endeudamiento”, arengó el dirigente.

Reiteró su propuesta de obtener el crédito fiscal del 21 por ciento en IVA sobre sueldos y contribuciones, los cuales constituyen a su juicio, “gastos que constituyen un valor agregado ajeno”.

Asimismo, denunció que el Estado no respeta la capacidad contributiva, pese a fallos de la Suprema Corte de Justicia en tal sentido y elevó el pedido a sus pares de accionar concretamente con actos de protesta como suspensión de atención al público.

“Serían en tramos cortos pero llamativos, que sirvan para unificar reclamos y fortalecer la iniciativa de cuidar a las familias que trabajan en las pymes y empresas de servicios”, explicó Bigatti.