LOS TRABAJADORES SACARÁN ADELANTE EL PAÍS COMO EN EL PRIMER MUNDO

La Argentina llegará a ser una potencia nuevamente con los trabajadores incluidos en la toma de decisiones, de la mano de la reducción de carga horaria que propone la CGT, combinada con el desarrollo del “home office”, que después de la pandemia se instaló en la sociedad.

De aquí a diez años, se va a tender a tener menos intermediarios entre los patrones y los obreros como lo vio El Delegado con la Comisión interna de Arcor San Pedro, el Frigorífico AER BEEF de Pérez Millán y la empresa Granix de Baradero.

Una tendencia que en Europa la están realizando y la disminución de las horas laborales que produce mayor presentismo, mayor dedicación y concentración y mayor productividad según la Universidad de Harvard.

Tal cual estos estudios las ventajas de menos horas son:

  • Motivación. Están más satisfechos, más felices y con mejor disposición para el trabajo gracias a que tienen tiempo para dedicarlo a su vida personal y a su familia.
  • Reducción del estrés. El estrés acumulado repercute negativamente en el rendimiento de los trabajadores, además esto se une a la angustia que les produce el hecho de que las largas jornadas de trabajo les impide dedicar tiempo a la atención de la familia, etc.
  • Optimización del tiempo. Al disponer de un menor número de horas para realizar las mismas tareas que antes distribuía a lo largo de una jornada completa, los empleados aprenden a optimizar sus horas de trabajo, a ser más eficaces y resolutivos en la realización de sus labores profesionales diarias.
  • Planificación de tareas. Los empleados se verán obligados a aprender a planificar sus jornadas de trabajo con suficiente antelación, por medio de reuniones de trabajo operativas que les permitan distribuir sus tiempos a lo largo de la semana.
  • Descanso físico y mental.
  • Desconexión. Salir a una hora razonable de trabajar permite a la persona desconectar por unas horas de las preocupaciones laborales.
  • Productividad. Esta es la última, pero no menos importante, ya que es la consecuencia lógica de todas las anteriores.

 

La mano de obra tenderá a tecnificarse y profesionalizarse a través de la tecnología y adelantarnos para preparar el terreno, pero detrás de ello, los trabajadores van a ser imprescindibles y bien remunerado por su alta performance de coordinación.

A esto se le sumará la nueva forma de trabajo desde los domicilios, de manera remota, donde tanto empresas por evitar costos de edificación y estructura, como para los empleados que ahorrarán en viáticos y tiempo, con la regulación de la nueva ley de Home Office que aprobara el Congreso el año pasado.

Esta posibilidad, permitirá a las familias, trasladarse de los centros urbanos y saturados de gente, hacia zonas más rurales y con menor contaminación ambiental, que hoy no están desarrolladas, para convertirlas en nuevas ciudades descentralizadas en favor de las economías regionales y el federalismo tantas veces anunciado y pocas veces aplicado.