NO A LA VIOLENCIA MACHISTA, NO A LA VIOLENCIA LABORAL, TOCAN A UNA Y NOS TOCAN A TODAS. Estimad@s les comparto la carta de renuncia de la Vicepresidenta de ENAC https://enac.org.ar/ ella se llama Ada Veiga Ricco, los motivos de su renuncia están en la carta, en resumen, le pidieron renuncia por ser mujer, por ser valiente y defender sus derechos y los de todos los empresarios y trabajadores que representa. BASTA DE VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, NO NOS CALLAMOS MAS! " /> NO A LA VIOLENCIA MACHISTA, NO A LA VIOLENCIA LABORAL, TOCAN A UNA Y NOS TOCAN A TODAS. Estimad@s les comparto la carta de renuncia de la Vicepresidenta de ENAC https://enac.org.ar/ ella se llama Ada Veiga Ricco, los motivos de su renuncia están en la carta, en resumen, le pidieron renuncia por ser mujer, por ser valiente y defender sus derechos y los de todos los empresarios y trabajadores que representa. BASTA DE VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, NO NOS CALLAMOS MAS! " /> NO A LA VIOLENCIA MACHISTA, NO A LA VIOLENCIA LABORAL, TOCAN A UNA Y NOS TOCAN A TODAS. Estimad@s les comparto la carta de renuncia de la Vicepresidenta de ENAC https://enac.org.ar/ ella se llama Ada Veiga Ricco, los motivos de su renuncia están en la carta, en resumen, le pidieron renuncia por ser mujer, por ser valiente y defender sus derechos y los de todos los empresarios y trabajadores que representa. BASTA DE VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, NO NOS CALLAMOS MAS! " />

CARTA DE RENUNCIA DE UNA EMPRESARIA PRO VIOLENCIA DE GENERO EN LA CAMARA DE EMPRESARIOS NACIONALES

NO A LA VIOLENCIA MACHISTA, NO A LA VIOLENCIA LABORAL, TOCAN A UNA Y NOS TOCAN A TODAS. Estimad@s les comparto la carta de renuncia de la Vicepresidenta de ENAC https://enac.org.ar/ ella se llama Ada Veiga Ricco, los motivos de su renuncia están en la carta, en resumen, le pidieron renuncia por ser mujer, por ser valiente y defender sus derechos y los de todos los empresarios y trabajadores que representa. BASTA DE VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, NO NOS CALLAMOS MAS! 

Sres. Comisión directiva:

Trabajamos juntxs por cuatro años. Resistiendo. Tratando de proteger nuestras empresas y emprendimientos. Dándole forma a un sueño que nos contenga, nos abrace, nos proteja. Para mí eso es ENAC.

Lamentablemente de un tiempo a esta parte ese Sueño se transformó en una Pesadilla. Y también en el camino nos convertimos puertas adentro en otra cosa... Una estructura burocrática, con hostilidad, y malas maneras. En todo caso deberíamos preguntarnos por qué la gente que se acerca se va.

¿Por qué no crecemos? Y les pido que no subestimen mi inteligencia al decir que se crece por número de socios que abonan cuota. Quizás se nos cruza la pregunta, pero aceptamos tácitamente las condiciones desfavorables, sobre todo lxs que invertimos amor, tiempo y energía en la construcción desde el principio. No estoy dispuesta a aceptar más maltrato, no quiero mirar para otro lado, más cuando afecta la calidad de las relaciones y la calidad de lo construido.

Desde el grupo de mujeres es aún peor. Síntoma principal de que debemos deconstruirnos. El aprendizaje colectivo es difícil. Pero no imposible si hay voluntad de hacerlo. Y siempre la intención mía fue sumar. No competir. Sólo posicionarse en el ego de algunos, nos va a desgastar y va a hacer peligrar la continuidad de ENAC.

Me niego a contribuir en esa destrucción. Me invitaron a renunciar por participar en una mesa de mujeres, en el Congreso Industrial. Congreso que ENAC adhería. La temática en ese espacio era de género y la participación en el proyecto de ley que hicimos con Vanesa Siley.

Representando a la comisión de género de ENAC, que hasta el momento es inexistente. Solo existe en el imaginario para afuera, por la tenacidad y fortaleza de las mujeres, pero carece de reconocimiento puertas adentro, por considerarse una amenaza.

Es preocupante como entre gallos y medianoche se activa, mediante mail institucional, una Comisión de Género cuando horas antes se me sugiere la renuncia por participar justamente de un espacio donde mujeres empresarias de todo el país debaten, en unidad, políticas de inclusión y participación real en la industria nacional y órganos de representación gremial. Se me exige la renuncia en un clima de claro abuso de autoridad, violencia política y de género, que lamentablemente en el último tiempo se han convertido en prácticas comunes en ENAC, y que al callar implícitamente estamos aceptando, dando cuenta de que sólo el discurso que se pregona es a modo de maquillaje o camuflaje para mostrarse de una manera que dista mucho de la realidad.

Parece que es necesario recordar siempre que las mujeres somos fuertes, valientes, valiosas y por eso asusta. Y en esta contradicción de vender igualdad hacia afuera y no poder implementarla hacia adentro, tomo esta decisión de renunciar a la Vicepresidencia. Lamento que las cosas se den de esta manera, me llevo un gran aprendizaje y muchos buenos compañeros de camino.

Ada Veiga Ricco

ƒ