ADVIERTEN QUE LLAMAR HIDROVIA A LOS RIOS FUE EL RESULTADO DE UNA DERROTA CULTURAL

El Secretario General Adjunto del SUPEH Flota, Daniel Ocampo, mostró sus expectativas sobre la evolución de los acontecimientos relativos a la concesión de las vías navegables fluviales y llamó a que se aceleren las convocatorias para que en u n futuro cercano “retomemos el camino d ela buena administración”, dijo.

En ese sentido Ocampo, recalcó que resulta un error conceptual malintencionado por parte de los grupos de poder, que el común de la gente hable de la “Hidrovía”, ya que ese término es el nombre de la compañía belga que tiene la concesión que hoy está en cuestión.

“Debemos como país, recuperar la soberanía y hablar de nuestros ríos Paraná y Uruguay que no se llaman hidrovía”, expresó duramente y lamentó que durante los últimos 30 o 40 años, “nos hayan metido en la cabeza ese nombre con una estrategia similar a la que tiene la multinacional Coca cola con las gaseosas”, comparó.

Aseveró que “se trata de nuestros ríos” y de esa manera es preciso llamarlos y reconocerlos, para después poder discutir las decisiones políticas que se deben tomar con el objetivo de que vuelvan a navegar barcos con el pabellón nacional en donde nunca deberían haber dejado de hacerlo.

El dirigente gremial, no se manifestó abiertamente por la opción de total re estatización impulsada por algunos sectores cercanos al gobierno, pero explicó que “es una opción valiosa de las tantas que hay, entre las cuales se hace necesario decidir y actuar”, aseguró.

También ve con buenos aojos, la creación de un ente tripartito formado por el Estado, los privados y los sindicatos, que administren los ríos y que tengan en claro, el manejo correcto de toda la estructura de dragado y balizamiento, como también la del peaje, que son fundamentales a la hora de generar divisas que queden en suelo argentino.

Finalmente se mostró abierto a que se debata y se busquen soluciones al déficit estructural que posee el Estado tras tantos años de extranjerización de la actividad, para así poder recuperar la marina mercante y el trabajo que históricamente daba Argentina en este rubro, desarrollando la riqueza del país.