PERSONAL Y CÁMARA DE AGENCIAS DE LOTERÍA PORTEÑA RECLAMAN SOLUCIONES PARA LA ACTIVIDAD

Los trabajadores agencieros y la Cámara de Agencias Oficiales de la Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (Caolba) informaron la caída de las recaudaciones a partir de las restricciones determinadas ante la segunda ola de la Covid-19, y reclamaron soluciones para la crisis que atraviesa el sector, informó el titular de la entidad, Diego D'Agostino.

En una carta dirigida a funcionarios nacionales y porteños, Caolba señaló su "preocupación" por "la apremiante crisis económica" que afecta a los trabajadores agencieros, que "se agravó por los intermitentes cierres de locales como consecuencia de las restricciones sanitarias".

"Los sábados son muy importantes en una época de muy bajas recaudaciones", explicó en un comunicado de prensa, y precisó que la carta fue enviada al Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; al titular de la Legislatura, Diego Santilli; a los ministros de Hacienda y Finanzas, Martin Mura, y de Desarrollo Económico y Producción, José Giusti, y al presidente de la Lotería de la Ciudad de Buenos Aires S.E., Martin García Santillán.

Los dirigentes argumentaron que "los costos operativos continúan en permanente aumento"; explicaron que la gran mayoría de las agencias tienen entre uno y dos empleados y erogaciones salariales, de cargas sociales y seguro de vida, y señalaron que del sector dependen cientos de familias y 3 mil puestos de empleo directos e indirectos.

"El alquiler del local, las expensas, servicios de luz, teléfono, agua, internet y cable son costos a afrontar, aunque no abran los negocios. A ello se suma el pago de las cuotas por créditos contraídos a través del Banco de la Ciudad para soportar la extensa cuarentena y las moratorias impositivas que es preciso abonar para que no caigan", remarcaron.

También subrayaron que el sector fue "discriminado" al "no haber sido reconocido como mipymes, pero está encuadrado en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) como operador de juego al nivel de los casinos, salas de tragamonedas y bingos".

El escrito añadió que la recaudación demuestra que se trata de pequeños comercios con dos o tres empleados y que perdió "los amplios beneficios asignados a las mipymes", y puntualizó que el sector fue encuadrado como "comercios de cercanía no esenciales".

"Las más de 1.200 agencias realizan un importante aporte al Gobierno de la ciudad y a la Nación, ya que un porcentaje de la recaudación se destina a Acción Social. Todo lo recaudado se factura y genera Ingresos Brutos y otros impuestos nacionales", aseguró.

En relación con la pandemia, aseveró que el sector "no es fuente de contagio porque no hay aglomeración de gente y se respetan al máximo los protocolos, además de existir estrictos controles por los inspectores de la Lotería y del Gobierno porteño", concluyó.